Bocados finos

Tengo el mofongo muy verde

que hasta el chicharrón se escapa,

tu plato huele a sal marina

mi boca a miel de Kassandra.

Me ahogo en tu sancocho

me abofetean tus verduras salvajes,

que quieres que te diga por la noche

que no suene el llanto de mi estómago.

Ya no tengo lágrimas por ti

nada más me caen arroz con gandules,

metáforas planas de tu batido ferviente

del abrazo que parió tu mente.

Vendrán los tiempos corrientes

de fuego de leña y cocoteros a la sombra,

de deslizarme como miñoca por la arena fina

en busca una vez más del Atlántico…

Anuncios

Un comentario sobre “Bocados finos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s