Rásca por la mañana

Memeces y conspiradoras

señales del destino en mi ser,

debate eterno de mis huesos

levantando pasiones ajenas.

Filosofía de tinto de verano

entre paginas manchadas de café,

ibuprofeno del día después

momentos de un iluminado.

A sabiendas de la necesidad

de una ayuda verdadera,

pasas más hambre

que un maestro de escuela.

Las pruebas de un abandono

completamente anunciado,

donde la victoria anti social

te ha metido en una cueva…

Anuncios