Pensando con la comida

Cuando en la vida dices que “no” a algo la trascendencia de ese “no” puede acabar en una rabia o en un odio por no corresponder con un “si” a lo que en el deseo de una persona no se compatibiliza con la otra. Las muestras de cariño, afecto, amistad y ternura como seres humanos no se puede confundir con algo que va más allá en unos sentimientos que una de las partes asume que debería ser algo que aceptara el otro ser sin mayor justificación que su voluntad, una manera de atar los pensamientos ajenos, de simplificarlos en algo que no es lo correcto pero que dentro del caos lo hace.

Cuando un ser humano da muestras de afecto porque se considera un igual con la otra parte y trata a esa parte como si fuera una parte suya propia no significa que eso sea una unión de ambas partes, simplemente una convivencia. Y un “no” no se puede tomar como una derrota emocional cuando te cubre todo lo demás, amistad, compañía, felicidad y momentos buenos y malos juntos para todo. Si todo lo que pasa es tan minúsculo para que un “no” o un “si” valga más que una amistad, que se pare el mundo que me quiero bajar.

Anuncios

4 comentarios sobre “Pensando con la comida

Los comentarios están cerrados.