Carta a la Boricua

Querida Boricua:

Por estas presentes letras formando a la par frases que intentare que se hagan coherentes, espero y deseo que estés bien de salud quedando la mía como un neumático desgastado después de una carrera de formula uno. La razón de mi carta no es mi queridísima y guapísima Boricua la de hacerte la pelota ni nada por el estilo para que te rindas a mi cuerpo y de esa manera mantener unas relaciones sexuales limpias y sanas, más allá de la realidad estoy en esa fase de la vida donde la compañía de una persona es más orgásmica que meter el churro en el chocolate, véase la metáfora como el acto en si del gusto y de no una procreación, que para eso están otros herreros.

Así que siguiendo con estas líneas quiero agradecerte que a tu edad te sigas conservando mejor que ese tarro de pepinillos que me da pena abrir para que no se oxiden con el aire y es que la humedad del ambiente que te rodea te conserva como una orquídea tempranera gustosa y bella. (Nota mental, el modo peloteo sólo funciona si esta receptiva).

Me da gusto también comunicarle que nuestras conversaciones anales y ventosas como los huracanes que nos han tocado vivir me satisfacen a cualquier hora del día, y dirás ¿anales?, si claro, para los anales de la historia, la nuestra. Que ya te veo poniendo el modo porno on fire y arrasando con todo lo que se menea, bien es sabido que el director de la película “resacón en las Vegas” se inspiro en una de tus tantas noches de marcha. Pero no cambio de tema y continuo haciendo el cumplido pertinente para que a poder ser cuadremos nuestras agendas para en lo posible coincidir y poder hablar en libertad corporal, pues últimamente siempre el uno al otro nos pillamos cagando y como comprenderás decirte que ojos más bonitos tienes mientras se planta un pino…

Y con estas y con otras me voy a tocarme las auras existenciales y a poner mi chic interior más redondas que unas bolas chinas para llevar la semana lo mejor posible, dándole un abrazo enorme a tu mente y a lo que te rodea me despido efusivamente, suyo.

Anuncios

Un comentario sobre “Carta a la Boricua

  1. •~…como jodida boricua, leí esto con el ritmo de “la calocha”… y no es que le quiera hacer más promo a esa cafrería ni mucho menos. Como comprenderás con tales palabras de diálogos “anales” incluido hay que abanicar~se. El compartir genuino, brasa y abraza la belleza que comparten dos seres que se pueden acompañar mucho más allá de las circunstancias adversas… las metáforas explícitas son como una canción de reggaetón, no te juntes muchos a los Boricuas, que terminas solo escribiendo con “L” y rimando con tra, tra… “hasta abajo”~•

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.