Cataratas

Te vas a las cataratas

a menear las caderas

a chorrear humedad

a que te coman entera.

A sentir el pelo mojado

sin determinar zona ni espacio

para que tires piedras al tiempo

y te graben las miradas.

Te vas a un salto de agua

allí donde jugaras a la cuerda

a estirar tus latidos

y a nadar desnuda.

Vas a plantar tu bandera

como ese documental famoso

a invadir con tu sonrisa

el sirope de Arce.