Se acabo Enero

Cuando ganas un premio de fotografía de 200 € y no te acuerdas de quien te metió el gusanillo ni para invitarle a un café es de mala gente, más cuando te olvidas de la cantidad de horas que a tu lado con su cámara te fue enseñando, años. Pero que se puede decir donde no hay más que olvido pues que te lleve el viento a buen puerto grumetilla y lo disfrutes que el karma también está debajo de las piedras tanto en el Sur como en cualquier otro punto. Y lo que debes.

Y para pasar de la critica constructiva a una alegría que me he llevado cuando he sabido que mi peke empieza curso ahora el 20 de Febrero, ya se va a soltar la melena y empezara a cerrar los bares universitarios cuando no tenga que aflojar los codos con los estudios, me alegro enormemente que curses para ser la mejor de la Isla, esa Isla que pronto gobernaras y mandaras las barras y estrellas a tapar los agujeros de las carreteras, a favor de los pobres gatos, en la gloria estén.

Y como me siento de cojones he ido a podar la viña de mi alegría a las ocho de la mañana, con el hielo hasta las rodillas y luego “apañado” y apilado para quemar las ramas del año anterior, pediremos antes de las lluvias otro permiso de quema, no carnal que de eso uno esta como el pescado fresco, sin pasar por la parrilla.

Ademas estoy pendiente del US Postal que me tiene que traer a mi cueva desde la civilización el borrador de mi próxima herejía que se titulara “Cartas desde Andrómeda” que espero calme el dolor de las noches en blanco y de las especulaciones perdidas en el espacio, alarma de que produzco más de lo que gano, ¡aisssshhhh si me pagasen todo lo que me deben!, me tiraría en carretilla por Despeñaperros, pero vamos a ser positivos que para eso folla…. en los cambios de milenio.

Así que despidamos este Enero como se lo merece, no pondré imagen alguna porque se entiende que si levantas un dedo te puede caer un donut jajajajaja, se os quiere a tod@s menos a un@.

Anuncios

Cómeme el guineo

Me comes el guineo

con el gusto de tus labios

tus pupilas gustativas

saboreándose en tu lengua.

Me lo pelas

a dos manos ejercicio aprendido

a lo largo de los años

tantas veces comido…

Suena el timbre de tu Skype en tu portátil, te llamo, me recriminas con una mirada que justo te rompiese el mejor de tus sueños, cuando te comías mi guineo y me cuelgas…

guineo

Un Domingo mas, o uno menos

Me soltaste un “lo mejor esta por llegar” sin saber que tengo un vaso que pone lo mismo, como si fuese una intuición tuya que busca parte de ese lema en mi para partir cada día a la calle, a una sociedad que pocas veces nos gusta. Me encanta la solidaridad que tienes conmigo, las ganas de ayudarme a seguir con mis sueños y con mis proyectos, a pesar de muchas cosas, sobre todo las que son de larga distancia, pero te considero algo único e increíble por todo lo que me aportas emocional y psicológicamente.

Sobre todo cuando me escuchas atenta con tu bloc de notas cuando empieza la clase y no dejas la pluma sin tinta, ni pregunta sin respuesta. Lo devoras todo para aplicarte mejor cada día y eso se agradece, nada cae en saco roto y lo que hoy aprendas mañana recuerdas, con alegría, expulsando el drama, con fuerzas.

Hoy Domingo, limpieza a fondo, un poco de bicicleta, ordenando la ropa de la semana, reuniendo ideas a espera de acontecimientos, de que las musas suelten su bilis para que deje de mendigar en mis recuerdos y vaya creando los nuevos, igual que los retos. Y es que a nuestras edades aquellas donde el humano ya esta de vuelta y media, unos abrazan a los que llegan y otros sueñan con otro tipo de abrazo aunque maúlle sinceramente.