Sucedáneos

Sucedáneos

de entre el churrasco y el sobaco,

comparo tu chocho

y el albariño

entre tu meloncete que bien.

Somos de la puta piedra

del Quijote y el Arenal

lo mejor de Vigo

no me lo vas a negar.

Y vengo de A Coruña para buscar tu susurro

y me jodes y te limpias

borrachera entre tus labias y mis penas

aquellas que no te hacen las olas.

Y pienso en tus sapos bailando flamenco

hija de puta que no te apagas

que no te ocultas en el inframundo

donde das tanto miedo…

Sevillana

Me cago en tus muelas

esas que me besan

y no me dejas nada

más allá de mis alas.

Y no soy tu ángel

que llueve en tus lágrimas

donde más golpeas en la fabela

donde ocultas tu alma.

Tú que no perdonas el dolor

donde no dejas que te hagan daño

somos insignificantes

en la plaza de la toná.

A pesar de que me muero por tu vida

no seas tan hija de puta sin dolor,

que te costaba vivir sin más

te lo he dado todo.

Pero el tiempo

lo dice todo sin perdonar

si me dejaste desde las entrañas

que te perdonare… aunque te bese los labios.

Tontunas

Términos.

Sacudidas de tu ecosistema.

Paginas de la nada y del todo.

Metida en tu cama, calentita, olvidándote la nalga.

Los demás sin correr kilómetros no somos nada.

Café.

Excusas.

Y el tiempo se va, cagando.

¡Eres una buena persona!

Me lo dices a mi, ¿Tú?.

Sueño.

O la falta de no controlar mi mundo.

¿Y el tuyo?… a tu Santa Collona.

¡Follamos!, no.

Paso de la luz en el túnel que no me dice nada.

¡Carajillo!

… O como rascarme la espalda sin casarte conmigo.

Cuelga…